Tania Font

tania font, boek visual,

Venus destructa

 

De las numerosas crisis que han definido a la edad contemporánea, hay una que no sólo no nos ha abandonado, sino que ha crecido en complejidad e impacto: la crisis de la mirada. La fotografía, los rayos X o el psicoanálisis tenían algo en común, ya que nos descubrieron tantas cosas que ciertamente escapan a nuestra visión y los múltiples modos de engaño que tienen las apariencias. Nos frotamos los ojos e insistimos. Hicimos de la autopsia –el acto de ver con nuestros propios ojos– un reforzado ejercicio de conocimiento. Hemos abierto todo, cuerpo y juguetes, en busca de respuestas a través del bisturí, el dibujo, el plano y el endoscopio. Y sólo hemos encontrado más preguntas, así de productiva ha resultado nuestra inquietud. Sabemos lo que hay adentro y a menudo incluso sabemos cómo funciona, aunque seguimos ignorando su porqué. Y en este enigmático territorio, cruce de ciencia, arte y misticismo, se produce la más maravillosa de todas las frustraciones. John Pecham, un sabio franciscano del siglo XIII, dijo que el acto de la visión es doloroso, tal vez porque revela pero no explica, descubre pero no responde. Las esculturas de Tania Font se presentan como indagaciones, exhibiciones en canal de todo lo que esconde la superficie. Sin embargo, no son soluciones a un jeroglífico. Quién sabe si, como arte, son la elaboración de un enigma con el que responder a otros.

 

Andrés Hispano

www.taniafont.com

Las esculturas de Tania Font en el programa de RTVE La Aventura del Saber, Marzo de 2022.