Rosa de Gabriel

Sumergirse en el clima que generan los collages de Rosa de Gabriel es una experiencia inquietante que nos empuja a transitar su obra con bipolaridad adolescente. Sus personajes, sus escenas y los mensajes que construyen albergan un componente hipnótico que resulta difícil de evitar o del que resulta imposible desprenderse.

Sus collages, con mucha frecuencia, establecen un marco de referencia onírico con el que es capaz de interpretar un universo mágico, en ocasiones infantil, intencionalmente desordenado y autoconstruido que oficia de antesala de una  realidad que se muestra a veces trágica, a veces hilarante, a veces irónica o inquietante y que da cuerpo a la idea principal que subyace y transmite en cada uno de sus trabajos.

En su obra nada es por casualidad, cada elemento contribuye a la construcción de la estructura que da soporte a un mensaje multiforme y polifacético, enraizado en una visión dadaísta de la vida que niega y transforma en ilógico cualquier escenario que representa.

La muerte también se asoma con frecuencia a sus collages como una constante que usa con destreza para dar sentido al absurdo en el que, la mayoría de las ocasiones,  fundamenta su obra.

La inclusión de poemas y “antipoemas” construidos  a base de palabras y frases entresacadas de otros textos más complejos, combinadas con habilidad quirúrgica, supone un valor añadido en su obra. Conectar en un mismo espacio, en un mismo hecho artístico, lo visual y lo literario hace que la contemplación de su obra adquiera un carácter polisémico y se convierta en un hecho poliocular que se modifica en la medida que muta la emoción del espectador.

Rosa de Gabriel, con su obra, rompe las barreras que definen las técnicas, los materiales y las disciplinas generando umbrales de libertad que sobrepasan la referencia y hacen añicos los prejuicios de quienes tienen la valentía de aproximarse, por primera vez, a su trabajo.

Antonio Guerra

 

www.rosadegabriel.com

La obra de Rosa de Gabriel en el programa de RTVE La Aventura del Saber, Febrero 2018.

Mostrar más
Mostrar más
Mostrar más