Pere Sousa   

Escenas Dada

Josephine Baker baila con Raoul Hausmann en la sala número uno de la Berlinische Galerie en la Erste Internationale Dada-Messe, Berlín 1920.


George Grosz se los mira con cierta desconfianza.

Kurt Schwitters en el Café Les Deux Magots, Paris, abril 1927.


Schwitters interpretó la Ursonate en la Galería Le Sacre du Printemps, en algún momento hizo una pequeña actuación en el Café Les Deux Magots para el grupo Dada de París, causó una gran sensación rompiendo un plato, y tras una frenética ovación, exclamó contrito: “¡Es un obligato”!, ¡Está en el guion!. El público pidió un bis y Schwitters rompió otro y otro, hasta seis más. Tzara tuvo que pagar literalmente los platos rotos. 


En esa época Nelly y Theo van Doesburg estaban en París, los vemos en la parte izquierda de la foto, junto a Schwitters. En la mesa del fondo Philippe Soupaul y Andre Breton, detrás a lo lejos Jean Cocteau , un grupo de mujeres, en medio Michel Seuphor, Enrico Pranpolini y Paul Dermée, que publicaron la Ursonate de Schwitters en su revista Documents internationaux de l'Esprit nouveau nº 1., le sigue una admiradora y a la derecha Tristan Tzara, que tendrá que pagar los platos rotos.

Hans Richter con su colección de Ruedas dentadas Dadá, 1923.


Hannah Höch; Corte con cuchillo de cocina a través de la barriga cervecera de la República de Weimar,1919 . Theo van Doesburg : Revista Mecano número Rojo, 1922 . Raoul Hausmann, Elasticum, 1920. Debajo: Man Ray ; Dancer- Danger , 1920. Debajo de izquierda a derecha de Francis Picabia: Le Fiance 1916-1918 y Machine tournez 1916-1918 y en el rincón casi oculta de Marcel Duchamp: Broyeuse de chocolat, 1913.

Lucas Cranach el Viejo pinta Adam und Eva, Marcel Duchamp y Bronia Pelmutter hacen de modelos. Picabia lo organiza todo. La foto es de Man Ray.

Berlín, 28 de marzo de 1934.


Exposición de futurismo italiano de pinturas de aviones.


Kurt Schwitters se encontraba en Berlín visitando a Moholy-Nagy. El legendario futurista F.T. Marinetti también estaba en la ciudad. Schwitters y Moholy estaban invitados a la exposición y un banquete en honor de Marinetti. Moholy no quería ir, como extranjero corria el riesgo de ser detenido, pero acompañó a Schwitters por amistad. Allí encontraron a un viejo conocido de Schwitters, actor y colaborador de la revista Sturm, Rudolf Blümner, había publicado el poema fonético Ango Laïna en Sturm en 1921. Blümner había escrito una introducción al catálogo de la exposición. La fiesta estaba llena de gerifaltes nazis, nuestros visitantes se limitaron a beber y pasaron de los anfitriones.


Los nazis, recién instaurados en el poder, estaban divididos respecto a algunos movimientos artísticos, en la Noche de los cuchillos largos, 30 de junio, quedó desmantelado el núcleo de nazis afines al expresionismo, y en el Día del Partido, en Núremberg a principios de septiembre, Hitler atacó por igual a los “cubistas, futuristas y dadaístas”. 


A Blümner lo dejaron sin trabajo porque su mujer era judía. Moholy-Nagy huyo después de la exposición a Amsterdam, camino de Londres y Chicago. Schwitters aguantó hasta 1936, poco antes de que lo fueran a arrestar. No regresó jamás. Sus obras formaron parte de la exposición Entartete Kunst (Arte degenerado) de 1937.
De izquierda a derecha; Kurt Schwitters, F.T. Marinetti, Rudolf Blümner y Moholy-Nagy, que no quiere salir en la foto.

Cuando Theo van Doesburg llegó en 1921 a Weimar, la sede de la Bauhaus, se quedó totalmente sorprendido, la Bauhaus estaba “enferma”, afectada por la fiebre de Mazdaznan, una secta derivada del zoroastrismo y representada por el pintor suizo Johannes Itten que enseñaba en los cursos preliminares los fundamentos y características de los materiales, el color y la forma. Cabezas afeitadas, túnicas rojas e irrigación del colon. A Lissitzky también le resultó desconcertante: “Antes, en Rusia marcaban a los criminales con un diamante (un rombo) en la espalda y los deportaban a Siberia. También les afeitaban media cabeza. Aquí en Weimar, la Bauhaus estampa su sello – el cuadrado rojo – en todo, delante y detrás. Creo que también se afeitan la cabeza”.


Frente a la extraña mezcla de esoterismo y enseñanza progresista, van Doesburg montó un estudio justo enfrente y reclutó estudiantes de la Bauhaus para seminarios y talleres. Itten dimitió en 1923.


En la imagen: El Lissitzky hace una foto al fotógrafo, Johannes Itten y Theo van Doesburg: Al fondo : Esfera de color de Itten, imagen de Dr. Otoman Zar-Adusht Ha'nish, el fundador  de Mazdaznan y una imagen de ejercicios en la clase de Itten.

Con una tartana y una orquesta de músicos con chistera Dada de Berlin vende la revista “A cada uno su propio balón de fútbol”.


De izquierda a derecha: John Heartfield, Erwin Piscator, Wieland Herzfelde, Salomón Friedlaender (Mynona), Richard Huelsenbeck, dentro de la tartana; Karl Nierendorf y Walter Mehring, de pie fumando en pipa; George Grosz, detrás banda de músicos con chistera.


Mientras Baader y Hausmann organizan el Club Dadá de Berlin y dirigen los últimos números de la revista “Freie Strasse”, que en diciembre de 1918 publica su décimo número, el círculo en torno a la editorial Malik fundada por los hermanos Herzfelde (Wieland y Helmut - John Heartfield-) publican la revista satírica “Die Pleite”. Cuando, ésta es prohibida por sus virulentos ataques contra el gobierno socialdemócrata, en febrero de 1919, deciden publicar otra revista aún más provocadora, la revista satítrica “Jedermann sein eigener Fussball”,( A cada uno su propio balón de fútbol ). La revista tenía cuatro páginas y contenía un total de ocho fotografías, entre ellas dos fotomontajes de John Heartfield, en la portada aparece el fotomontaje de Heartfield con el título "Wer ist der Schönste?" (¿Quién es el más guapo?), un supuesto concurso de belleza entre los miembros del Gobierno, cuya imagen aparece desplegada en un abanico, aparecen también seis dibujos de George Grosz. El primer y único número de la revista se publicó el 15 de febrero de 1919 que, en un genial golpe publicitario, consiguen vender en plena calle, eludiendo la censura, en ese momento. En una versión modesta del paseo de Marinetti en coche por Berlín lanzando octavillas con manifiestos futuristas en 1912, los dadaístas organizan una comitiva en torno a una tartana, con los redactores vendiendo la revista a pie, acompañados por una orquesta de viento vestida con traje y chistera.


En sus paginas se encuentra “El coito en Dreimäderlhaus" de Walter Mehring, Dreimäderlhaus era una opereta popular de la época. La revista es una de las más abiertamente políticas de las creadas por los dadaístas. Se halla claramente influida por el hecho de que, pocas semanas antes de su publicación se había reprimido la rebelión de los comunistas berlineses, y ejecutado a Karl Liebknecht y Rosa Luxemburgo.


La revista es prohibida por su apoyo a la revolución de Baviera y algunos de los redactores son perseguidos judicialmente (la revolución espartaquista acaba de ser sofocada por los más brutales medios y el gobierno socialdemócrata suprime la libertad de expresión).

Marc Chagall recordaba años más tarde, que cuando llegó a Berlín en el verano de 1922, nunca había visto tantos rabinos y constructivistas juntos.


Tras la revolución rusa se abolieron las leyes anti judías, Chagall fundó en 1919 la Escuela de Arte de Vítebsk en Bielorrusia, El Lissitzky también fue profesor ese mismo año, ambos eran judíos. En 1921 El Lissitzky viajó a Berlin, casi como un embajador de la nueva cultura soviética, contactó con los dadaístas berlineses y colaboró muy estrechamente con Kurt Schwitters en Hannover. Chagall tuvo que marcharse de Rusia por desavenencias con el régimen y sobre todo con Malevich.


En la imagen coinciden en la exposición futurista 0-10.


De izquierda a derecha: al fondo dos rabinos, sentado; David Sterenberg, a su derecha: D. Marianov, Antoine Pevsner (detrás), Nathan Altmann, Naum Gabo, dos rabinos más al fondo, El Lissitzky y Marc Chagall.

El Cuadrado, que gran invento.


Cuando preparaban el libro “Los Ismos del arte 1914-1924”, Arp y  Lissitzky llegaron a enemistarse, porque Arp insistía que él y Sophie Taeuber habían inventado el cuadrado en en Zurich en 1915. Realmente los primeros cuadrados los había “inventado” Kazimir Malévich en 1913 con sus pinturas cubo-futuristas y entre 1914-1915 con el Cuadrado negro sobre fondo blanco. Aquí vemos algunos cuadros de cuadrado y sus autores, que han venido a rendir pleitesía a Malévich. Lissitzky ha venido con su familia  de campesino, porque para su mentor, Malévich, entre el mundo obrero y el del campesino, su elección es categórica: “Siempre he envidiado a los pequeños campesinos, que vivían en plena libertad, en medio de la naturaleza, llevaban a pacer los caballos, dormían al raso…”


Los cuadros de izquierda a derecha son de: Arp (que sale reproducido en el libro de los Ismos y fechado en 1915), Klee, Mondrian, Albers, Malévich, Lissitzky y Doesburg.


Personajes: Theo y Nelly van Doesburg, Sophie Taeuber y Hans Arp,  Sophie Lissitzky-Küppers, Jen y El Lissitzky, de pie Piet Mondrian y sentado Paul Klee a su lado Josef Albers y de pie a la derecha Kazimir Malévich

Tarde de corta y pega en el Club Dada de Berlin, 1919


No está claro quien empezó.  John Heartfield y  George Grosz comenzaron a hacer fotomontajes nada más conocerse. Hannah Höch y Raoul Hausmann también se apuntaron. Algún artista, dadaísta temporal, como Erwin Blumenfeld también se apuntó al corta y pega y el periodista norteamericano Ben Hecht cronista del Dada berlinés asiste como testigo a este encuentro.


A la izquierda tumbado en el sofá Erwin Blumenfeld, en el centro en una pequeña silla, George Grosz. Detrás de la mesa sentados, Raoul Hausmann y John Heartfield. Y de pie detrás de ellos; Ben Hecht y Hannah Höch.

Improbable exposición Dada en Nueva York, 1917.


De izquierda a derecha: Elsa von Freytag-Loringhoven (con la pieza God encima de la mesa de la izquierda al fondo y Limbswish en primer plano a la derecha de la imagen).  Man Ray  (Involute, collage en la pared izquierda y Boardwalk, ensamblaje pared derecha). Jane Heap, coeditora de The Little Review. Marcel Duchamp (Fountain en la mesa de la derecha).

El proceso a Maurice Barrès, el principio del fin de Dadá en París.


Una noche algunos dadaistas reunidos en un café en el Boulevard de Montparnasse  hablan y discuten sobre accidentes, robos y crímenes de la semana y de pronto surge una animada discusión acerca de Barrès. (Barrès es un personaje muy influyente de la derecha nacionalista, tradicionalista y militarista, máximo exponente del  yoísmo y antisemita en la Francia de entreguerras).


Como en la discusión son se pusieron de acuerdo, se decidió ampliar el debate y nombrar un tribunal para hacer un juicio a Barrès, se nombró un presidente (André Breton),  dos asesores (Theodore Fraenkel y Pierre Deval), un fiscal (Georges Ribemont-Dessaignes), Louis Aragon y Philippe Soupault se declararon dispuestos a defender Barrès.


El 13 de mayo de 1921 se constituyó el Tribunal Revolucionario Dadá, el presidente, fiscal y los abogados llevaban un guardapolvo blanco y unos birretes rojos para el Presidente y el fiscal y negro para los abogados (en la percha a la izquierda). El juicio se celebró en el comedor de la Sociedad Científica del número 8 de la Rue Danton en París.


Como Barrès no quiso acudir al juicio, se le representó con un maniquí. Actuaron como testigos Tzara, Péret, Drieu la Rochelle, Jacques Rigaut.  Péret disfrazado de soldado y hablando con fuerte acento alemán fue el principal testigo de la acusación. Actuaron como jurado doce miembros del público. Las Actas de acusación y los interrogatorios fueron publicados en el número 20 –agosto 1921 - de la revista Littérature que editaba Luis Aragon.


Después de dos semanas Barrès fue condenado por “Delitos contra la seguridad del espíritu” a 20 años de trabajos forzosos. Cuentan que Barrès se ausentó de París durante esta época, ya que la prensa informaba periódicamente de las sesiones de este juicio ficticio.


Pero todo este evento marcó una discrepancia significativa entre, por una parte,  los líderes de la revista Littérature (Aragon, Breton y Péret) y por otro Tazara y sus amigos que rechazaban cualquier forma de justicia, incluso la organizada por Dadá (ver la entrada: Breton ataca a DADA, en este muro). 


En esta imagen minutos previos a la celebración del juicio en una habitación anexa a la sala encontramos de izquierda a derecha: Louis Aragon, maniquí que representa a Barrès, Breton, Georges Ribemont-Dessaignes, Benjamin Péret, Drieu la Rochelle , Tristan Tzara, Jacques Rigaut y sentado Philippe Soupault.

Hans Richter cuenta en Historia del dadaísmo, Buenos Aires, Ediciones Nueva Visión,1973, en el capítulo Vida privada en el café Odeón, lo siguiente: “Por supuesto, a veces surgían complicaciones; por ejemplo, Emmy Hennings no llegaba a decidir si al fin y al cabo no debía preferir el bello y fogoso español del Vajo a Ball. Este los perseguía con un revólver en el bolsillo (según Emmy ) y los dos enamorados vinieron a esconderse en mi departamento, donde escaparon por muy poco a Ball. Como Emmy era incapaz de tomar una decisión por sí misma, Tzara y yo nos reunimos a fin de deliberar con respecto a esta discordia y por fin logramos convencer a Emmy que volviera junto a su triste caballero Hugo. Poco después se casaron.”

 
Aquí vemos a todos los personajes, de izquierda a derecha: Emmy Hennings, Hugo Ball, Tristan Tzara, Hans Richter – sentado- y detrás de la ventana el fogoso y bello español del Vajo. Que realmente era Julio Álvarez del Vayo y Olloqui,  periodista en esa época que cubría la Guerra, fue diputado y Ministro en la II República Española, y a principio de los 70 fundó el FRAP del que fue presidente hasta su muerte en 1975.

Picabia  en Zurich, enero 1919.


Después de una larga correspondencia con Tzara, Picabia por fin viaja a Zurich en enero de 1919.  Arp y Tzara visitaron a Picabia en su hotel, y cuenta Arp: “Cuando llegamos, estaba ocupado diseccionando un despertador despiadadamente, fue despiezándolo hasta encontrar el muelle, y lo arrancó con gesto triunfal. Interrumpiendo este trabajo un momento, nos saludó y enseguida imprimió en trozos de papel (en la imagen en la colcha) las ruedecillas, el muelle, las agujas y otras piezas secretas del reloj. Después las unió con líneas y acompañó el dibujo con comentarios que daban fe de un raro ingenio muy alejado del mundo de la estupidez mecánica”.


En la imagen de izquierda a derecha; Arp, Picabia y Tzara, que lleva en la mano un ejemplar de la revista Dada 4-5 mayo de 1919 con el dibujo de Picabia.

Picabia tenia fama de escaquearse de muchos acontecimientos DADA y en la guerra fratricida. que inició Bretón contra Tzara optó por los dos bandos, no apoyando a uno sino más bien traicionando al otro. En noviembre de 1924 convence a Duchamp y Dermée y crea con ellos un nuevo movimiento artístico: el instantaneísmo. El número 19, último número de 391, está dedicado a este nuevo movimiento, que duró lo que se tarda en leer 391 y tirarlo al suelo, como vemos en la imagen.


Vieja fachada de la Columnata del Louvre, Francis Picabia en un coche roto, detrás Marcel Duchamp, elegante, acaba de llegar de New York y encima de lo que queda del capó Paul Dermée.

Zurich, febrero de 1916. Orquesta de balalaikas con máscaras de Marcel Janco ensayan para la función de la noche del Cabaret Voltaire mientras los dadaístas se toman unos vinos.


Primera mesa a la izquierda Hugo Ball y Marcel Janco, detrás de ellos Tristan Tzara, a su derecha Hans Arp, detrás Emmy Hennings con una muñeca Dada y  Sophie Taeuber-Arp, en la mesa de la derecha en primer plano Hans Richter, de pie detrás Richard Huelsenbeck.

Art Nurses

A la manera de...

Souvenir from Barcelona

Merz in Britain

Entartete Kunst (Arte Degenerado) 


Rincón Dada (Sala 3, pared sur), Instituto de Arqueología del Hofgarten, Múnich 18 de julio de 1937.


Obras de izquierda a derecha: “Das Paar” de Ernst Ludwig Kirchner, “Der Abenteurer” de George Grosz, “Schwangere” de Christoph Voll, el mural está copiado del cuadro de Wassily Kandinsky; “Der Schwarzer Fleck”, seguramente sacado de una reproducción. A la izquierda el cuadro de Kurt Schwitters “Merzbild” y al lado de este, “Ringbild”, y debajo el cuadro de Klee “Sumpflegende”, la portada de Der Dada nº 2 y Dada nº 3 de Raoul Hausmann. En la parte superior una frase de George Grosz “Tomad en serio a Dada, vale la pena”. En la pared de la derecha en la parte superior un cuadro de Kandinsky “Zweierlei Rot” y debajo de este el cuadro “Telltow” de Lyonel Feininger. En el suelo “Das Figur” de Rudolf Haizmann, en la esquina; “Das Ich” de Oswald Herzog y “Tanzerin” de Margarethe Moll.


Dadá vino al mundo durante la Gran Guerra para quedarse, el microbio virgen que se extendía por toda Europa sufrió un duro revés poco antes de la Segunda Guerra con la humillante exposición Entartete Kunst. 


El arte más interesante producido en el primer tercio del siglo XX que estaba en los museos y galerías de Alemania se mostraba ahora con escarnio, colgado de cualquier manera en las arcadas del Instituto Arqueológico de Múnich desde el 19 de julio hasta finales de noviembre. Aunque es cierto, que nunca tuvo tanto público, dos millones de personas, frente a unos pocos miles que visitaron la otra exposición simultanea, la Primera Exposición de Arte Alemán, que se celebró en la recién inaugurada Casa del Arte Alemán.


La prisión, la muerte y el exilio dispersaron a toda una generación pero no podríamos entender el arte de la segunda mitad del siglo XX y el siglo XXI sin Dadá. Las palabras que Tzara dedicó a Schwitters cuando murió en Inglaterra, se podrían aplicar a él mismo y buena parte de las mujeres y hombres infectados por este microbio virgen. “[Schwitters] Es uno de los que han cortado a la palabra arte la aureolada mayúscula A y han vuelto a colocar esa palabra en el nivel de las manifestaciones humanas”.

8 de junio de 1940, Kurt Schwitters a punto de embarcar rumbo a Escocia, con dos ratones blancos y una maleta en el puerto de Tromsø en el norte de Noruega (los nazis invadieron Noruega en abril). Al fondo el rompehielos Fridtjof Nansen. Le acompañaron en este viaje, su hijo Ernst, su nuera noruega Esther, unos veinticinco refugiados antinazis alemanes, el Canciller de Noruega Halvdan Koht (al fondo a izquierda) y el General Carl Gustav Fleischer, que discute con el Canciller. El Fridtjof Nansen llegó a Tórshavn en las Islas Feroe el 13 de junio y salió tres días más tarde hacia Escocia acompañado por buques de guerra noruegos y un destructor británico.

Campo de Internamiento Hutchinson, Douglas, Isla de Man, 1940.


Kurt Schwitters realizó sus primeros recitales en el Café de los Artistas que organizaba Fred Uhlman. El café estaba montado en el lavadero, mientras algunos internos colgaban su ropa interior para “molestar” a los “clientes”. 


En el café se podía encontrar casi todos los días a Schwitters charlando con Hellmuth Weissenborn, ilustrador y grabador, allí Schwitters estaba en su salsa contando anécdotas de sus veladas Merz en Holanda y Praga y sus viajes por Noruega. Recitó sus poemas que se sabía de memoria, tenía un público entusiasta para su Anna Blume, el poema para un tartamudo o el poema Silence (su primer poema en inglés), haciendo movimientos circulares con una taza y su platillo no dejaba de decir Silence, Silence cada vez más fuerte y de repente gritaba SILENCE y tiraba la taza y el platillo al suelo gritando SILENCE SILENCE; fue una acción catártica para aquellos internos que son tratados como enemigos. La velada concluía con la Ursonate que se convirtió en un saludo tribal. Al día siguiente los internos cuando se encontraban, unos decían Lanke trr gll pii pii pii pii y los otros respondían ooka, ooka, ooka.


Aquí lo vemos entre los internos mientras pasan lista.

Soy un párrafo. Haz clic aquí para agregar tu propio texto y edítame. Es muy sencillo.

Jack Bilbo (Hugo Cyrill Kulp Baruch), también estuvo internado en la Isla de Man en 1940, pero en el Campo de Onchan. Salió antes que Schwitters y en 1941 en un Londres bombardeado en plena guerra abrió la Galería de Arte Moderno. En enero de 1944 Schwitters participa en una exposición colectiva en esta galería y el 4 de diciembre de 1944 se inauguraba en la Modern Art Gallery la exposición “Painting and Sculpture by Kurt Schwitters” (The Founder of Dadaism and Merz). En la imagen vemos a Jack Bilbo, Kurt Schwitters y Herbert Read, el crítico de arte más influyente en esta época, que escribió la introducción al catálogo. Esta fue la primera y ultima exposición individual de Schwitters en vida en Inglaterra.

Londres, 1943. Kurt Schwitters hacía más de un año que había salido del Campo de Internamiento  y no tenia ingresos de ningún tipo, solicitó un trabajo en la BBC, pero le rechazaron cortésmente, solicitó en los almacenes  Selfridges que lo emplearan como escaparatista (la primera profesión de su padre) pero fue rechazado. Igualmente desalentadores fueron casi todos los intentos de obtener la aceptación del establishment de arte británico en Londres. Tenía una amistad prometedora con Barbara Hepworth y Ben Nicholson (primer plano a la izquierda) se truncó después de que Nicholson dijera de  Schwitters que era  “an ass and a bore” (aunque le había impresionado la obra Merz de Schwitters, suficiente para hacer  su propio collage  " bus ticket'  en 1942, que sostiene  en la mano). Cuando Kurt pidió una entrevista con Kenneth Clark director de la National Gallery (de pie detrás de las chicas) , se le negó la posibilidad incluso de entrevistarse con él.  Herido por el rechazo, se sentó en una tumbona de  Hyde Park y (primer plano a la derecha) meditó melancólicamente:


“ Me sentía triste por la desesperanza de mi situación y esta tumbona parecía tan impotente como yo. La vida es triste. ¿Por qué el director de la National Gallery se negó a verme? No sabe que pertenezco a la vanguardia del arte. Esa es mi tragedia ... Pero no sólo es malo estar en una situación como esta. Siento las fuerzas creciendo en mí mismo. No tengo miedo de pedirle a la gente algo. Sé que no tienen miedo de decir que no. Y así le pregunté a un hombre que estaba pasando (a la derecha de Schwitters) si tenía un lápiz para escribir esto. Quería darme un penique, pero dije que no podía escribir con un penique. Entonces comprendió y me dio un maravilloso lápiz rojo llamado Royal Sovereign ... La vida en los parques es más interesante que en las casas de ciudadanos bien situados y satisfechos."

El 5 y 7 de marzo de 1947, Edouard Léon Théodore Mesens (E. L. T. Mesens), director de la London Gallery, que adoraba a Schwitters, organizó en la galeria dos veladas Merz, en las que Schwitters recitó una versión del Anna Blume en inglés,  Eve Blossom, y la Ursonate. Invitó a dos productores de la BBC para que realizaran una grabación. Entre las dos veladas solo asistieron veinticinco personas y los señores de la BBC abandonaron la grabación y la galería a mitad del recital.

Mesens describía así aquellas noches: “"¡No exagero si digo que había una falta total de interés! ... Schwitters recitó con toda su magia y después fue encantador, nunca dejándose desanimar..”. Schwitters regresó al día siguiente al Distrito de los Lagos a hacer de campesino. Diez meses después fallecía.


Una lástima por que la única grabación que hay de la Ursonate recitada por el propio Schwitters es un fragmento grabado en Francfort el 5 de mayo de 1932 de poco más de un minuto.

En la imagen aparte de dos personas de público y los técnicos de la BBC, vemos a Schwitters sentado en el centro decepcionado y a E. L. T. Mesens al fondo a la derecha sosteniendo el cuadro  Clairvoyance pintado por René Magritte en 1937, y a la izquierda otro retrato de Mesens pintado también por Magritte en 1930.

A principios de enero de 1946, Schwitters se encuentra con un soldado que había estado en Hannover y se entera que la mayor parte de su Ciudad natal había sido destruida, cuando llega a casa recibe la noticia que su madre ha muerto. Wantee y Kurt tenían que recoger leña para calentarse, el carbón era escaso. Kurt contrajo la gripe y enfermó gravemente y después tuvo una hemorragia cerebral, perdió la vista dos semanas, se recuperó sorprendentemente rápidamente, y  escribió a Edith Tschichold y Hans Arp, “mala hierba nunca muere”. Estuvo cuidado y mimado por Wantee y el Doctor George Ainslie Johnston. Se ofreció para pintar un retrato al Doctor en gratitud por sus cuidados, pero no lo imaginaba posando durante horas, así que se le ocurrió que jugarían al ajedrez cuando tuviera tiempo  y lo pintaría en esos momentos. “ No se si dejarlo ganar y entonces tendría una expresión alegre, pero la gente pensará que soy un mal jugador de ajedrez, o intento ganarle, pero es posible que su expresión será hostil y la gente pensará que soy un mal pintor”. No se sabe quien ganó la partida, el cuadro está hora en el the Armitt Museum de Ambleside.


En la imagen Wantee que entra de improviso en el plano por la izquierda, el cuadro en el caballete, Schwitters y el Doctor Johnston.

Durante la Guerra, Schwitters tenia noticias de Hannover a través de Edith Tschichold que vivía con su marido Jan en Basilea, Suiza, Jan había diseñado en 1932 la tipografía para la edición de la Ursonate completa en el número 24 de la revista Merz. Helma Schwitters escribía a Edith y esta escribía a Kurt. Se enteró a través de ella de la destrucción de su casa en Waldhausenstrasse, 5 y además de numerosas obras, también quedó destruida la Merzbau (la noche del 8 de octubre de 1943). Un año más tarde en diciembre de 1944, Edith le escribió un telegrama con la noticia de la muerte de Helma. Cuando acabó la guerra, Christof Spengemann le escribió que era posible rescatar entre las ruinas una parte de la Merzbau, esta noticia le tuvo ilusionado mucho tiempo. Recibió una oferta del MoMA de Nueva York para restaurar la Merzbau. Ya se imaginaba viajando con Wantee a Hannover, Noruega a conocer a su  nieto y recitar la Ursonate en Nueva York. Pero sus enfermedades vinieron una tras otra y además no tenía pasaporte. En 1947 Jan Tschichold fue contratado por Penguin Books para rediseñar su popular serie de libros de bolsillo. Cuando Edith llegó a Inglaterra con su marido, fue a visitar a Schwitters a Ambleside, una semana antes, Schwitters había una tenido una hemorragia pulmonar. La visita de Edith Tschichold y los logros de Jan estimularon considerablemente a Kurt, a pesar que estaba confinado en la cama, y consideró la idea de hacer una nueva Merzbau en Inglaterra. El jardinero paisajista Harry Pierce, de Langdale, pidió en Ambleside a Schwitters, a comienzos del verano, que le hiciera un retrato. Pierce puso a su disposición un barracón destruido en Cylinder Farm, en Little Langdale, un antiguo polvorín, y allí con la ayuda de Wantee, Pierce y su nueva amiga Hilde Goldschidt empezó su nueva construcción (en la imagen).


Aquí lo vemos posando y mostrando orgulloso en su bolsillo el talón de 2.000 dólares que acababa de recibir del MoMA. Pero Schwitters cayó muy enfermo ese invierno y falleció el 8 de enero de 1948. El entierro fue pagado con ese dinero y esa misma tarde la policía de Ambleside se presentaba con un pasaporte británico para Schwitters. El día 19 de enero se inauguraba en Nueva York en la Galeria Pinacotheca una exposición individual de sus Collages Merz organizada por Katherine S. Dreier con una introducción de Naum Gabo . Su tumba permaneció sin ninguna inscripción hasta 1966, Wantee puso una lápida con una inscripción simple, Kurt Schwitters – Creador de Merz, pero esta tumba está ahora vacía, el 18 de agosto de 1970 sus restos fueron exhumados del cementerio de Ambleside y el 9 de septiembre fueron enterrados en el cementerio de Engesohde en Hannover, relativamente cerca de Waldhausenstrasse. Una reconstrucción de su escultura favorita Herbstzeitlose de 1920 (Cólquico; azafrán de otoño, que significaría que uno que no vive para disfrutar del otoño de sus días -a la derecha de la imagen-) que Kurt había previsto colocar en su tumba cuando muriera, y que el párroco de Ambleside no autorizó en su momento, se colocó encima de un pedestal que además de su fecha de nacimiento y defunción tiene la siguiente inscripción: “Nunca se sabe”.

Nueva York, Galería The Pinacotheca, 19 de enero de 1948.


Pocos días después del fallecimiento de Kurt Schwitters en Ambleside, Inglaterra, se celebra su primera exposición individual en los Estados Unidos gracias al tesón de Katherine S. Dreier (en la imagen).


Cuando Schwitters estaba enfermo, a finales de diciembre de 1947, Katherine le enviaba desde los Estados Unidos un paquete con dinero, vitaminas y dulces para alegrarle la vida cuando se recuperara. Su relación venía de hacía muchos años, en 1920 Dreier crea la Société Anonyme con la ayuda de Duchamp y Man Ray para promover el arte de vanguardia, ese mismo año viaja a Europa buscando artistas para exponer en Nueva York. En la Galería Sturm de Berlín ve por primera vez los collages Merz de Schwitters y se lleva varios. En la revista New York Dada de Duchamp, abril de 1921, podemos ver en la última página el anuncio de una exposición: DON’ T MISS, Kurt Schwitters and other ANONYMPHS at the SOCIÉTÉ ANONYME, INC. La obra de Schwitters se exhibió en las siguientes dos décadas en más de treinta ocasiones.


Dreirer visitó personalmente a Schwitters en Hannover en 1925, ella hablaba fluidamente alemán y surgió una profunda amistad con Helma y Kurt Schwitters a partir de entonces. Se estableció en Hannover varias semanas y viajó con los Schwitters a Praga, visitaron la Bauhaus en Dessau y fueron de vacaciones a Holanda. Nombró a la pareja sus agentes para que buscaran y enviaran obra de artistas alemanes para exponer en Nueva York. En 1929 le acompañó Duchamp a Hannover y compró veinticinco cuadros a Schwitters. La prensa norteamericana nunca apreció la obra de Kurt, pensaba que una excéntrica exhibía obras de unos alemanes aún más excéntricos.


Aldred Barr, director del MoMA, había previsto realizar una exposición con obra de Schwitters en 1947, pero fue aplazada varias veces debido al estado de salud de Kurt. Katherine S. Dreier habló con Rose Fried, director de The Pinacotheca  (la imagen es de esta galería en un momento indeterminado) y montó esta exposición con la obra seleccionada y enviada por Kurt Schwitters de ese año (1947) y otras de su propia colección y amigos, en total 26 piezas. 
El catálogo (que vemos colgado en la pared derecha y al fondo) tiene una pequeña y entrañable introducción de Dreier y un texto de Naum Gabo recordando los años 20 cuando paseaba con Kurt en Hannover y este recogía trocitos de papel que cuidadosamente y amorosamente limpiaba y encajaba de un modo elegante en un collage Merz según un diseño preconcebido.


Las piezas que se ven en esta imagen son las siguientes (entre paréntesis el número del catálogo.


Izquierda  arriba;  (16), Sin título, 1928 Cortesía de Katherine S. Dreier
Debajo: (1), # 100, 1947
A la derecha, arriba; (17) 442, 1922 de Cortesía de Katherine S. Dreier
Debajo muy pequeña: (22) Miniature Merz, 1920
A su derecha: (12) Oval, 1947 y  (6) # 109, Light Blue
Y en la pared de la derecha (23) Merz, #443, 1922 Cortesía del Dr. Frederic Werthem.

También se celebró la exposición Gedächtnisausstellung Kurt Schwitters, (exposición conmemorativa) en Basilea, el 28 de febrero de 1948 en la Galerie d’Art Moderne, con 35 obras, pero de la que no existe catálogo.
 

Dada en la historia de la pintura.

DADA sur la plage.

 
De izquierda a derecha : Hans Arp, Marcel Duchamp, Sonia Delaunay y Sophie Taeuber

De izquierda a derecha arriba:


Elsa von Freytag-Loringhoven, Kurt Schwitters, Hans Arp, Max Burchartz, Lotte Burchartz, Hans Richter, Nelly van Doesburg, Cornelis van Eesteren, Theo van Doesburg, Peter Röhl, Alexa Röhl, Werner Graeff. En el centro; Hugo Ball y Raoul Hausmann. Grupo de la derecha: de arriba a abajo y de izquierda a derecha: primera fila: Lucia Moholy, Alfréd Kemény, László Moholy-Nagy. Segunda fila: Lotte Burchartz, El Lissitzky ,Cornelis van Eesteren, Bernhard Sturtzkopf. Tercera fila:, Harry Scheibe, Theo van Doesburg (con sombrero de papel), Hans Vogel, Peter Röhl. Cuarta fila:, Nelly van Doesburg, Tristan Tzara, Nini Smit ( Sophie Taeuber), Hans Arp.

Quinta fila: Werner Graeff y Hans Richter (en el suelo)


De izquierda a derecha abajo: 


Marcel Janco, Hannah Höch, Hermann Hesse, Emmy Hennings, Marcel Duchamp, René Hilsum, Benjamin Péret, Serge Charchoune, Philippe Soupault en la parte superior de la escalera con una bicicleta bajo el brazo, Jacques Rigaut (boca abajo)  André Breton y  Richard Huelsenbeck.

De izquierda a derecha: Hans Richter, Elsa von Freytag-Loringhoven, Max Ernst, John Heartfield, Hugo Ball, Raoul Hausmann, Kurt Schwitters, Marcel Duchamp, Sophie Taeuber, Marcel Janco, Tristan Tzara, Emmy Hennings y Hannah Höch.

Papeles Pegados

pere sousa, boek visual

Papeles Pegados, es la traducción de la expresión francesa "papiers collés“, lo que normalmente llamamos "collages“. Es un proyecto que vengo realizando en los últimos diez años, siempre en verano, siempre en vacaciones. Al principio los llamaba "Das ist kein Schwitters Bild” (Esto no es un cuadro de Schwitters), a partir de una estancia en el norte de Alemania en una pequeña ciudad llamada Leer, ruta que usaba Schwitters para viajar a Holanda y hacer sus “Dada soirées” con Theo van Doesburg.

Hay un collage de Schwitters que lleva por título "Contramerk", escrito en un billete de transporte público holandés, pero hay también otro billete en el mismo collage en el que podemos leer Fähre Leerort (Ferry del puerto de Leer), un billete para el transbordador que cruza el rio Ems para continuar camino de Holanda, quizás el espíritu de Schwitters aún ronde por la zona.

Empecé a hacer estos pequeños collages sin imitar ningún cuadro de Schwitters conocido, pero sí imbuido por la concepción y distribución del espacio, restos de propaganda de los supermercados, billetes de tren, quizá un viejo libro con letra gótica de principios del siglo XX, retales de prensa de la zona, restos... restos que unidos conforman una nueva visión del espacio, un espacio limitado, ya que todos están realizados sobre una cartulina de diez por quince centímetros , el tamaño de una postal.

Todos tienen cierto parecido y una misma añada contiene elementos en común, el material usado suele ser diferente aunque no mucho, pero en los últimos años he ido introduciendo imágenes que pueden representar a personas u objetos que dialogan entre sí en ese pequeño espacio, buscándose un hueco entre diversos tipos de papel.

Todos los elementos han sido encontrados, el conjunto cada vez está más lejos del concepto "Das ist kein Schwitters Bild” por la introducción de elementos figurativos, por lo que ha ido cambiando el título desde “corta y pega debajo de la higuera”, “The July papers” a “Papeles Pegados”.


 

Adenda:

A diferencia de los orígenes del Collage atribuido a Picasso y Braque en 1912, que pegaron elementos en sus cuadros, o las experiencias anteriores de pegar fotos y recortables en el ámbito doméstico de finales del XIX, sin pretensiones artísticas. Otros reinventaron el collage y destacaría a Hans Arp en Zúrich en 1916 con su Collage de Cuadrados caídos al azar o Paul Joostens en Amberes con su Gran Collage de 1917, una pieza de dos por tres metros aproximadamente. Pero sería Schwitters a partir de 1918 quien lo llevaría a su máximo extremo, realizando centenares, sino miles de Collages Merz.