Patricio M. Lueiza

PATRICIO M LUEIZA (12).jpg

Ecos de un día cualquiera

"Ecos de un día cualquiera" es un ensayo fotográfico realizado entre los años 2009 y 2014. Una síntesis de largas caminatas y observación del entorno físico y emocional de Santiago de Chile. En la vereda de papel de la cabeza naturalmente curiosa del fotógrafo Patricio M. Lueiza, surgió prontamente una incipiente idea que se encontraba suspendida en las ganas extremas de salir de la fosa común del diario vivir. Escapar de lo estancado y sin movimiento se tornó una necesidad presente. Sostenidas ganas de vivir un día cualquiera como si durara un mes, años o al menos la sensación de aquello. Matices, trozos de tiempo e instantes de días dispersos buscan crear un corpus de trabajo que narra un día compuesto de muchos otros días, de la mano y el ojo fisgón del escritor con tinta de luz.

Un vínculo con la ciudad se hace presente de manera inevitable haciendo eco en el soporte fotográfico. Un camino de relatos visuales acompañado de personajes del día a día, de la cotidiana locura y desenfreno en espacios cargados de historias escritas sobre texturas de piel y cemento, que da cuenta de una sociedad distinta, una que tiene ganas de crecer, pero que se detiene muchas veces en tensos y complicados escenarios, sin duda una ciudad de contrastes.

Con cada imagen Patricio M. Lueiza recuerda que existe para mirar, para observar bien, para entender o también válidamente llenarme de dudas.

¿Qué es lo real?; ¿Dónde está?... Quizás sólo fue cuando el fotógrafo respiró, antes de disparar con su cámara.

 

Patricio M. Lueiza nace en Santiago de Chile el 17 de Febrero de 1986. Se tituló como Fotógrafo en la Escuela de Imagen y Comunicación ALPES & posteriormente se tituló como Diseñador Gráfico en el Instituto Profesional AIEP, logrando además una certificación Naba Milano - Nuova Accademia di Belle Arti - Graphic Design and Art Direction (Dirección de Arte). Durante los años ha realizado muestras individuales y colectivas, destacando el Centro Cultural Palacio La Moneda, Museo Violeta Parra, AIEP, Universidad Pedro de Valdivia, Biblioteca Pública Municipal 104, Alpes Galería Sala 13, Centro Cívico y Cultural San Luis de Peñalolén, Corporación Arteduca, Galería de Arte el Zaguán, Parque Cultural de Valparaíso y el Museo d’Arte Contemporanea di Roma en Italia. Su trabajo ha sido publicado en libros y revistas de Chile, Argentina, Venezuela, Brasil, México y España. Constantemente está realizando intervenciones urbanas de manera colectiva e individual con participación en instancias como el FIFV y el FEFS. Fue Editor de la Revista de fotografía Imagenario y actualmente es director de arte de la Galería de Arte el Zaguán; Editor de la Revista de fotografía Ampolleta Roja; Ejerce como docente y coordinador de la Escuela de Diseño, Arte y Comunicación en el Instituto Profesional Aiep, paralelamente a su labor fotográfica autoral desarrolla ensayos fotográficos y colabora dando apoyo curatorial en exposiciones. Lleva 11 años desarrollando su mirada y discurso fotográfico, su trabajo personal e independiente se define como una fotografía en una constante búsqueda experimental y conceptual a partir de su entorno físico y emocional.

 

patriciomlueiza.blogspot.com

Las fotografías de Patricio M.Lueiza en el programa de RTVE La Aventura del Saber, Enero 2019.

PATRICIO M LUEIZA (42).jpg

1/1
PATRICIO M LUEIZA (1).jpg

Los nadie "Malditos Recovecos"

22.jpg

Experimentar desde siempre ha sido parte importante en la labor autoral, es así como nace esta propuesta conceptual utilizando la técnica del fotomontaje digital, en un ejercicio de recons­trucción de la memoria a partir de recuerdos fragmentados en el tiempo y recuperados desde el reciclaje de imágenes y realidades que se entrecruzan dando origen el año 2012 al ensayo fotográfico experimental “Los nadie” Malditos recovecos. La técnica no fue elegida al azar, es la rigurosa excusa para señalar los miedos de las personas para ser retratadas, observadas y leídas en el soporte fotográfico. Miedo de perder en una imagen el valor que ellos mismos establecen como una propiedad. Es así como plasma una crítica entre líneas de una sociedad de profundas pérdidas y falencias emocionales, resquicios de un pasado de complejas instancias marcadas por la pesadumbre de un futuro incierto y quebradizo. Dando paso a una sociedad que ha sido rigurosamente forjada para ser estandarizada y homogeneizada, dejando de lado las diferencias y cualidades que nos hacen únicos. Somos parte de un sistema vertiginoso que nos ha obligado a olvidar nuestros abuelos y sus relatos; Olvidamos además los recuerdos de antaño, nos olvidamos de nosotros mismos, de nuestra piel y el contacto; Olvidamos observar y sólo avanzamos creando fantasmas, acrecen­tado la sensación de “pérdida” en la obra.

La desaparición de los recuerdos, la muerte del instante, los rostros que se borraron de la memoria, “los nadie”, reaparecen en esta obra como brumosos y nebulosos personajes, complementándose con los llamados malditos recovecos, escenarios cargados de contrastes, de luz y texturas que potencian aún más la intención del proyecto en un estilo poético, emocional y visceral. Una propuesta ligada estrechamente a ese mundo onírico y la recreación con tintes de ficción de múltiples situaciones, que sin duda sugiere en cierto sentido la frágil objetividad en la fotografía, más bien como una representación re-encuadrada de la realidad, una visión personal y subjetiva, una que se escapa y diluye. Reinventando y contextualizando cada situación, construyendo memoria colectiva e individual.

En el viaje que nunca termina aparecen diversos personajes sin nombre, rostros anónimos y ajenos. Y en la búsqueda de rincones y recovecos afloran diversos lugares de Chile tales como San Carlos, Padre Hurtado, Santiago, Valparaíso, Coquimbo y la Salitrera de Humberstone en la región de Tarapacá.

1/1