Miguel Ángel Gil Andaluz

(Barcelona, 1966)

La obra trabajada con barro de Miguel Ángel busca el contraste y la contradicción, actitudes éstas, constantes en su trabajo. En el plano estético enfrenta formas, colores, materias o espacios en los que siempre conviven distintas realidades. En el plano conceptual el enfrentamiento adopta la forma de reivindicación y denuncia, con una especial atracción por la trasgresión. Su trabajo creativo pretende mostrar algunos aspectos de la realidad y sugerir otros pero siempre provocando cierta reflexión sobre nuestro entorno y las cosas que lo forman. Su proyecto se engloba dentro de la poética del arte de concepto y en los criterios del nuevo arte de dimensión sociopolítica con una mirada dirigida hacia una ética global, hacia unos horizontes alternativos que seguro existen.

 

http://www.artemaga.com/

Las obras de Miguel Ángel Gil Andaluz en el programa de RTVE La Aventura del Saber, Marzo 2013.

Nuevas obras de Miguel Ángel Gil Andaluz en el programa de RTVE La Aventura del Saber, Diciembre 2021.

Según los antiguos mitos, el primer ser humano fue creado a partir del barro: este es su origen y la materia con la que modela su existencia. Y en él quedan impresas las marcas que los poderosos infligen violentamente, transformando a la persona (palabra que etimológicamente significa máscara de actor) en un rostro hierático privado de identidad. Miguel Ángel Gil Andaluz es un artista conceptual y cultiva diversas disciplinas: performance, fotografía, escultura, que ha compaginado con la labor de comisariado en varias exposiciones colectivas. Aunque sin duda, su principal herramienta expresiva es la cerámica contemporánea. En sus obras, Poemas Objeto donde la metáfora conduce a la reflexión, hace denuncia sobre la propiedad privada, el control de la presión política y social, la religión como lastre para el progreso, la injusticia o la falta de libertad. Aparecen así la ironía, la paradoja, la metonimia, figuras retóricas al servicio de la idea más allá de la mera ocurrencia ingeniosa. El humor negro y el sarcasmo están presentes en esa cuchara para el ahorro, provista de una ranura porque el hambre de algunos hace ricos a otros, en una llave de seguridad laberíntica primorosamente trabajada a partir de muchas, o en un Código Penal prensado que recuerda tristemente al garrote vil. También afloran en la serie que denomina “Cerámica apropiacionista”, piezas comerciales intervenidas por el inconfundible sello del autor. Incluye, así mismo, en algunas de sus piezas, los grafismos, palabras o símbolos característicos de la Poesía Visual. Arraigado en la materia ruda y noble del barro, la piedra, la madera, el hueso, el hierro, transforma artesanalmente estas sustancias elementales, en arte de impecable factura técnica y profundidad conceptual. Nos asombramos ante la antítesis que conjuga el minimalismo formal, la sobriedad cromática, la sencillez de la ejecución, con la puesta en escena de la Vanitas barroca: dramatismo del claroscuro, suntuosos dorados que recuerdan a lo sacro, el bodegón de un banquete caníbal, la memoria histórica requerida de unos cráneos condenados al olvido. Memento mori: la belleza de la finitud y la finitud de la belleza. El arte, al fin, como exorcismo de la muerte. 

 

Charo de la Varga