Medrano

MEDRANO

(Javier Sáez Medrano)

 

Medrano nos adentra en los deseos, en la problemática de los pisos de 30 metros cuadrados, en las capas de cebolla de nuestra identidad, en el consumismo más letal, en la visión oriental de lo occidental, en la falta de entendimiento de su abecedario, en la igualdad social, en los disparos de conciencia, en las parejas, en lo que somos, en esos fragmentos que hacen que dentro de cada uno seamos muchos.

 

Teresa Suárez

 

 

 

*Para Joan Brossa la poesía visual no era dibujo, ni pintura, era un servicio a la comunicación. Además, la literatura experimental debe estallar en los ojos del lector-espectador. Y es lo que sucede con la obra de Medrano (Javier Sáez Medrano), que se presenta en este volumen. Mediante la fotografía o el retoque digital el autor crea un mundo de metáforas que estallan en la compresión del que ve. Si en la poesía visual el motor generador es la idea, y lo visual su forma de comunicar inmediata, en Medrano las ideas giran en torno a la identidad, lo personal, la conciencia, el amor y la sociedad; pero siempre lo hacen buscando ése estallido primordial, y para ello utiliza la ironía, el patetismo, la fórmula precisa para que en cada momento la emoción surja en el espectador. Medrano, por ello, además de ser una nueva voz, es una voz “peligrosa”. Detrás de la intención de divertir está la idea-bomba. La sonrisa va precedida de la reflexión. Y en la reflexión de algunas de sus obras encontramos la condición humana, dolorosa, a veces patética. Medrano reinventa lo cotidiano. Y, como a todo autor, se le puede recordar la máxima de Novalis: “Sólo la imaginación fantástica es trascendental”. Ha sido un acierto que la Biblioteca CyH haya apostado por Medrano para abrir su nueva colección: Artpack. La escasa presencia de publicaciones de literatura experimental en nuestro país hace que este proyecto editorial, además de arriesgado, sea necesario.

 

 

*(intro en un libro de Medrano)  Iván Humanes Bespín

La obra de Medrano en el programa de RTVE La Aventura del Saber, Octubre 2014.

Nuevas obras de Medrano en la web de RTVE, La Aventura del Saber. Noviembre de 2021.

https://www.instagram.com/jsmedrano/

press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom

Medrano observa tumbado desde la cama el peluche que tiene en una estantería, al rato se levanta de golpe y lo toquetea; aún no sabe bien lo que está haciendo. En un paseo nocturno por su barrio encuentra un segundo peluche: se lo trae a casa y lo sienta junto al primero. Sigue sin saber. Pasan los días, les hace fotos, los combina juguetonamente, prueba a deshilacharles las costuras, a mutilarlos amorosamente, a recomponerlos. Medrano repite su peripecia combinatoria con soldaditos de plástico, con piezas de ajedrez, con hormas de madera para zapatos, con dados, con peonzas, con dianas de culo de avispa y Cristos exentos de cruz. Siempre con objetos desplazados a los márgenes, con cosas que se empezaron a aburrir -como se dice de los balones perdidos en algún lugar de la Mancha-. Pero a la materia prima hay que darle tiempo, esperar a que los objetos reconstruidos se vuelvan objetos encontrados: a que aparezca, luminoso, el concepto. La prueba infalible de que lo hemos reconocido es que sonreímos: Medrano es un niño muy grande, que juega ligero y nos hace sonreír. Sabe Medrano que al final del trayecto la idea será forma, que el sentido profundo terminará por brotar. Sabe también que no hay que quedarse parado en el primer mensaje hallado: por eso prolonga a conciencia la manipulación de las piezas, continúa dándoles machaconamente vueltas, deteniéndose en ellas para asegurarse que de verdad quedan agotadas. Hay que sacarles sangre. Este es el color de la luz que irradian sus objetos, rojo sangre: tras la sonrisa, te resultará incómoda. Y es que las entidades poéticas de Medrano son artilugios de ingenio para el desasosiego, para la desubicación o el extrañamiento; piezas que muestran la inadecuación entre las cosas y el mundo, objetos que en lugar de cubrir el daño reabren nuestras finas heridas. Medrano es risa que duele, la cama en la que no se duerme.