Manuel Uría

MANUEL URÍA (45).jpg

          Alumno aventajado del coyote, Uría  perfila señales  con trampa  para un correcaminos dopado hasta las cejas. Vecino del acantilado, de madrugada  investiga   las rutas del canalla, y  al atardecer   construye  artilugios que se derrumban sin permiso y explotan cuando no toca. 

          Y con los restos    decide  una obra  promiscua y desarraigada, con la sencillez formal como propósito imposible,  el absurdo  como principio activo y el  humor como excipiente.  Una obra que busca una obra , que  abraza cualquier estilo siempre de canto y ensaya en   escenarios con trastos solitarios, con actores solitarios y espantapájaros en huelga.                    

          Una obra que habla sin perímetro ni  estrado, descreída, reversible.   Sin  pases de pecho.  Sin   constitución. El argumento  es la excusa que  consiente ante la belleza; ante un milímetro de esta siquiera.

          Y con los restos de los restos remata con  fondos claros y despejados, y recibe  la noche  con  la certeza del desconcierto.  Se rinde dos veces y teje otra  bandera a cuadros con el mantel.

          El viejo telón transparente se cierra para disimular y algunas luciérnagas iluminan los márgenes.

 

instagram.com/manuel.uria

Las obras de Manuel Uría en el programa de RTVE La Aventura del Saber 21 de Marzo 2019