Malagón

Malagón, humorista gráfico, de estilo negro en el dibujo y las ideas, con una tableta de colores escasa. Poesía visual descarnada, puñetazos a un espectador que observa la actualidad  a través de los ojos de este autor.

 

Sus imágenes beben de los stencils, el street art, la fotografía, el collage, el cartelismo, el diseño gráfico y otras disciplinas artísticas, dentro de lo que se denomina el “activismo” arte comprometido o con mensaje.

 

Artistas como Pep Carrió, Chema Madoz, Isidro Ferrer y Brossa, entre muchos otros y claro todo el universo del humor gráfico como Chumy Chúmez, El Roto, Perich, Eneko y un largo etcétera….

 

En sus imágenes, que suelen ser objetos descontextualizados, se dan cita las metáforas,  las dobles lecturas y el mundo de lo absurdo, influenciado por el humor, ingrediente éste, indispensable en su producción, bien sea humor negro, surrealista o crítica social.

Malagón en Instagram

 

La obra de Malagón en el programa de RTVE La Aventura del Saber, Febrero 2015.

La obra de Malagón en el programa de RTVE La Aventura del Saber, Abril 2017.

Nuevos trabajos de Malagón en el programa de RTVE La Aventura del Saber. Julio 2021.

Malagón es un humorista gráfico, pero también es un poeta, para ello ha aunado dichas disciplinas para dar fuerza a sus viñetas de actualidad que ilustran la realidad cotidiana que habitamos.

Desde su estudio, el autor elabora todos los días imágenes, viñetas, reflexiones sobre la actualidad que nos rodea, mediantes imágenes, sin apenas texto a veces para diferentes medios de comunicación españoles tanto en papel como en digital.

Malagón es una autor habitual de nuestra prensa dibujada desde hace casi dos décadas, donde desmenuza y congela las noticias a base de humor, poesía, ingenio y mala leche.

Las noticias nos invaden desde las televisiones, radios y periódicos, son tantas que apenas podemos retenerlas por un momento, ahí está la labor de este autor, capaz de capturarlas en una imagen, icónica, conceptual, cargada de intención, pero que resume en un instante lo que sucede en nuestra prensa diaria.

En una sociedad consumidora de imágenes, las viñetas  se han convertido en los resúmenes más precisos de la actualidad, los humoristas tejen con sus pinceles, y rotuladores imágenes que emergen de su imaginación para captar un instante, un hecho, una reflexión, un estado de ánimo.

Imágenes cargadas de mensajes, puñetazos de realidad disfrazados de inocentes objetos con un toque de poesía visual, marca inconfundible de este autor.

0.jpg

Malagón, humorista gráfico, habitual firma de prensa en España, en cabeceras como El País, 20 minutos, ABC, etc se embarca en Dando La Nota, su último libro editado, en un recorrido visual entorno al mundo de la música.

 

El humor y la música son dos lenguajes universales, con el que los humanos llevamos desde nuestra existencia para comunicarnos, y con estos dos ingredientes el autor se sumerge con gran acierto mediante sus imágenes conceptuales, metáforas gráficas, poesía visual y crítica satirica.

 

A través de 100 ilustraciones se acerca a la música, los géneros que la componen, sus obras, intérpretes e incluso a los elementos de la industria musical…

 

Según Isabel Coixet en su prólogo ‘Dando la nota’ es un diccionario gráfico y personal donde el artista es capaz de sintetizar en imágenes únicas, conceptos muy complejos sobre la música en todos sus aspectos: las bandas de pueblo, las bandas sonoras, ídolos pop, heavy metal, mitos musicales de todos los tiempos…

 

‘Dando la nota’ es un deleite de ingenio y creatividad que hará las delicias de todos los amantes de la música, del dibujo y de la imaginación.”

 

Para Pablo Carbonell en su epílogo: “Hay mucho amor por la música en estas ilustraciones y en cada una de ella, como en los buenos haikus, la propuesta insinúa una motivación para cada espectador.

 

Observen la ilustración de la machacona canción de verano y reconocerán el martilleo de sus ritmos “descoyuntantes”. Vuelvan al dibujo del réquiem de Mozart y sentirán la agonía asfixiante del luto. Si no me creen, peguen la oreja a este libro y comprobarán que suena música dentro de él.”

 

Disfruten de sus imágenes y de la música, un placer para la vista y para los oidos.

_FICTICIO.jpg

Dicen que cien carcajadas equivalen a hacer quince minutos de bicicleta, cada vez que nos reímos se activan un total de 430 músculos, un esfuerzo físico que debería ser obligatorio, para tu salud corporal y mental.

Este libro está dedicado al mundo del deporte, sus protagonistas y sus disciplinas, además en este año olímpico reivindicamos la práctica del deporte por lo que es, un derecho humano.

Desde los inicios de la humanidad, el hombre siempre ha hecho deporte, ya en la prehistoria el hombre practicaba el lanzamiento de jabalina a la hora de cazar mamuts. La humanidad ya practicaba actividades deportivas hace 4000 años, por ejemplo los egipcios ya ejercitaban la Lucha a modo de entrenamiento para la batalla y la natación cuando eran perseguidos por los cocodrilos en el Nilo. Luego llegaron los griegos que crearon los Juegos Olímpicos y hasta día de hoy donde se convirtieron en un negocio para algunos, política de Estado para otros y un entretenimiento para los demás.

El libro es una buena excusa para practicar el humor, y además el único "ejercicio" que realiza su autor a diario. El humor no cansa ni deja agujetas y la mejor manera para combatir a los ofendiditos y las censuras que baten récords últimamente.

Puede que el lector se haga la pregunta: ¿por qué un libro sobre deporte por alguien que no practica deporte?, pues por la misma razón que tuve al hacer un libro de música y no he tocado nunca un instrumento o hacer un libro sobre economía y ser de letras. La única razón es el humor, ejercitar el humor y la risa.

Como humorista de actualidad este libro también resulta una buena oportunidad para practicar la crítica social y el activismo, necesitamos el humor como válvula de escape o como arma para combatir y denunciar tropelías. Una buena excusa para hacer un "mate" al neo-liberalismo o "encestar una buen canasta" a favor del medioambiente.


 

Échense unas buenas risas y se ahorren 10 minutos de gimnasio.