Juan Carlos Mestre

Domador de constelaciones, Mestre linda con el eco y las nubes. Coleccionista de atardeceres, su obra es aleph de sucesos amables, una casa habitada por una rosa tímida, una luna diurna y aves como palabras. También hay un arco iris, y un tigre devorador de lirios, y un sacapuntas pacifista, y una licuadora de metáforas, y una ventana que cambia a cada instante de paisaje, y una ballena bonsai, y la lluvia ascendente, y unas paralelas enamoradas, y un biombo que cuando lo despliegas es el Bierzo, y la sombra de oro de una pantera, y la voz aún no pronunciada, y el perfil sin frente, y un sueño dentro de otro sueño, y el insumiso de la Anábasis, y una caja de adjetivos de colores, y un plumier de verbos niños. Juan Carlos Mestre es vecino de un caballo de bronce que baila como la cabra loca de los gitanos cuando él se lo ordena. Mestre, pintor de cámara de unicornios y arcángeles, paisajista del infinito movimiento. En la carpa de la ingravidez, el circo de las líneas diseña el principio de todos los amaneceres. Mestre, grabador del mar, herrero del viento, funambulista de emociones, valedor de lo imposible. Juan Carlos Mestre es poeta, un poeta que tiene gestos de grabador, dinámica de grabador, peces voladores de grabador, palomas submarinas de grabador, auroras boreales de grabador, un cocodrilo esmeralda de grabador. El sueño del grabador, y el corazón al aire.

Rafael Pérez Estrada  

                                                                                                                 

www.juancarlosmestre.com

Las obras de Juan Carlos Mestre en el programa de RTVE La Aventura del Saber, Noviembre 2017.

Mostrar más
Mostrar más
Mostrar más