Jordi Larroch

JORDI LARROCH, boek visual, poesia visual, visual poetry,
JORDI LARROCH, boek visual, poesia visual, visual poetry,

Cada imagen de este fotógrafo virtual de Barcelona es un puñetazo certero a los sentidos. Jordi Larroch reconvierte la realidad en mensajes comprometidos que cobran vida y emocionan. Los objetos cotidianos se transforman en cápsulas de información animadas que concentran tanta intensidad que en ocasiones parece que están vivos y saldrán corriendo en cualquier momento. Dar un nuevo sentido a nuestro entorno, eso consigue este artista, que al caer la noche se transforma en Para4Gatos.

 

  Mayka Navarro

 

 

http://jordilarroch.com/

Las obras de Jordi Larroch en el programa de RTVE La Aventura del Saber, Noviembre 2014.

Las imágenes de Jordi en el programa de RTVE La Aventura del Saber, Noviembre 2017.

Las fotografías de Jordi en el programa de RTVE La Aventura del Saber, Mayo 2019.

Nueva serie de Jordi Larroch en el programa de RTVE La Aventura del Saber. Septiembre, 2022.

JORDI LARROCH, boek visual, poesia visual, visual poetry,
JORDI LARROCH, boek visual, poesia visual, visual poetry,

Jordi Larroch (seudónimo de Jordi Alcaraz, Barcelona, 1978) representa la tercera generación. Y es que si Joan Brossa afirmó haber conocido a un hermano al ver las imágenes poéticas de Chema Madoz, en Alcaraz posiblemente hubiera visto a un nieto. Alcaraz, siguiendo la estela de grandes maestros, se mueve en el mundo de la constante transformación, en la búsqueda de lo poético en la realidad circundante. En un ejercicio de minimalismo y síntesis extremo es capaz de descubrirnos aquello que no se ve. Sus creaciones son una oda constante a la cotidianidad.

Las fotografías de Jordi Alcaraz son escenarios llenos de carga conceptual. La unión, emparejamiento y combinación de objetos cotidianos construyen espacios para la observación y la reflexión. La mirada de Alcaraz es delicada, sensible, y en ocasiones mordaz. A su vez, es juguetona y divertida, optimista y esperanzadora. La presencia de títulos en la mayoría de sus imágenes nos ayuda a dialogar con él. Especialmente lúcidos son sus juegos de palabras.

En cuanto al lenguaje nos movemos en el terreno de lo paradójico. La lucha entre el fuerte y el frágil es ya todo un clásico. Un escenario en el que dominio del blanco y del negro da fuerza al objeto. La iluminación contribuye a la construcción metafórica del relato visual. 

Alcaraz se abre al mundo y nos enseña a mirar jugando. Él ya ha tirado sus dados. Ahora nos toca mover ficha y sonreír. 

Judith Barnés   

press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
1/1
JORDI LARROCH, boek visual, poesia visual, visual poetry,
JORDI LARROCH, boek visual, poesia visual, visual poetry,

"El arte se desvía para alcanzar el centro."

 

Erika Martínez. 

 

 

El quince de Agosto del 77, a las 23:16, el radiotelescopio Big ear captó una señal de radio de origen desconocido durante,  exactamente, setenta y dos segundos. El ignoto rebato procedía de la zona este de la constelación de Sagitario y alcanzó una intensidad treinta veces mayor que el ruido de fondo. Jerry , voluntario del proyecto SETI,  cuando al día siguiente vio los registros obtenidos anotó directamente sobre el papel junto al registro:

 

Wow! 

 

"Wow" es lo más cerca que el ser humano ha estado de encontrar vida inteligente fuera de nuestro planeta.

 

Dentro, el ser humano evolucionó hacia un homínido inteligente fundamentalmente gracias a dos factores: curiosidad y amor al arte. 

 

El asombro y la creatividad no conforman la inteligencia pero sí la significan y la transmiten. 

 

El arte, cuando es arte y no otra cosa, acompaña una búsqueda y lleva aparejado una verdad. No es esta positiva o fáctica, sino una verdad íntima: última. 

 

"No vi el viento

Vi moverse las nubes.

No vi el tiempo

Vi caerse las hojas." 

 

Ha llegado la hora de salir al recreo, crear y recrearse. Ha llegado la hora de aflojar los rígidos corsés que nos impone el tiempo.  Llegó la hora de partir al origen y fijarnos casi como imperativo intelectual una primordial capacidad de asombro. Ha llegado la hora de jugar a los equívocos, ponerse a prueba, evolucionar...

 

Sólo así; quizá alguien, en otra galaxia, desde otro tiempo, apunte sus instrumentos de medida hacia esta pelota azul y nos confirme: 

 

Cierto, son y seguirán siendo una civilización civilizada. Aún queda esperanza: continúan buscando, pensando, creando... 

 

 

 

MIKI NARANJA

JORDI LARROCH, boek visual, poesia visual, visual poetry,
JORDI LARROCH, boek visual, poesia visual, visual poetry,
JORDI LARROCH, boek visual, poesia visual, visual poetry,
JORDI LARROCH, boek visual, poesia visual, visual poetry,

A los habitantes de aquel mundo se les llenaban los ojos de capas. Era un proceso gradual. Las primeras surgían con la pérdida de la inocencia y la aparición de responsabilidades. Las demás llegaban a la vez que las prisas, los desencantos, la falta de expectativas, el cansancio, la rutina… Al final, solo eran ojos enterrados en su propia inercia, que veían sin mirar.

 

Dicen que no hay nada nuevo bajo el firmamento; en realidad, nada es viejo. Son los ojos los que encanecen, acostumbrados a las cosas del día a día.

 

Él era la excepción.

 

Su madre solía contar que de pequeño observaba tanto las nubes que un día una se le metió en un ojo. Con el tiempo, el juego bajó del cielo a la tierra. Se quedaba absorto en detalles aparentemente irrelevantes. Como una flecha que escapa de su arquero, la mirada del chico penetraba en las fisuras de las formas cotidianas, en el hueco de los prejuicios. Y entonces, la materia se transformaba.

 

Sucedía sin aviso previo. Un recuerdo, un impulso empujaban su atención hacia un objeto. No había porqués. Sólo cómos. Lo que hasta entonces había sido el objeto, dejaba de serlo. El chico modificaba la realidad conocida dando lugar a otra igual de cierta… más incierta. Derribaba convenciones, construía significados inesperados, regalaba a lo inerte la oportunidad de una nueva vida.

 

Un pensamiento relámpago, una sacudida visual, una creación nunca imaginada. Y al revés. O en otro orden.

 

Disfrutaba de aquella fricción íntima y mutable con las cosas. También la sufría. Una cosquilla casi siempre placentera, a momentos abrasadora. Con el paso de los años, decidió compartirla. Sólo necesitó su cámara. Empezar a mirar a través de la cerradura. Capturar y grabar cada revelación. Mostrarla a los habitantes de aquel mundo. Arrancarles capas, polvo y astillas. Enseñarles su juego y enseñarles a jugar, a desnudar lo cotidiano y vestirlo sin etiquetas, a mirar por primera vez.

 

Con algunos lo consiguió. Y fue hermoso.

 

Jaione Sanz