Jesús Mateos Montero

JESUS MATEOS MONTERO

De Jesús Mateos Montero sabemos muchas cosas: que estudió matemáticas y bellas artes, que ejerce de meteorólogo, que de muy joven hacía performances con los amigos cantando el ultimo bolero o un fragmento de la verbena de la paloma en la plaza mayor de Salamanca, que dibuja y que desde hace ya unos cuántos años ha elegido la fotografía como medio de expresión artística.

Y la fotografía, tan contenta.

Habla Jesús:

Supongo que esto va de nombrar fotógrafos que me han influido en esta selección y no de nombrar a los que más me gustan, que a veces coinciden.

Como son fotografías clásicas de calle, en blanco y negro, las influencias son claras, los grandes maestros del género:

Henri Cartier-Bresson, Català-Roca, Vivian Maier, Cristina García Rodero, Ramón Masats etc.

Los que me gustaría que me hubieran influido (que a veces también me gustan): Bruce Davidson, Saul Leiter y un más largo etc.

¡Ah! Últimamente intento que me influyan los maestros japoneses: Hirishi Hamaya, Yasuhiro Ishimoto, Takuma Nakahira y sus paisanos de estilo parecido.

Sobre gustos fotográficos, no tengo límite ni seriedad, me gusta la síntesis, el minimalismo y la poesía visual de Chema Madoz, la técnica y riqueza de grises de Richard Avedon, la buena fotografía de naturaleza, la fotografía de los reporteros de guerra.

¿Por qué la fotografía callejera?

Intento fijar miradas, acciones, luces y sombras para luego volver a verlas. Es como vivir dos veces esos momentos mirando lo que ya has visto, sorprendido por los detalles que no habías observado que estaban y por los que desaparecieron de la falsa certeza de la mirada. La moviola fotográfica.

Hacemos el esfuerzo casi involuntario de rellenar los huecos temporales que nos roba una instantánea. Un segundo antes, unos minutos después, o toda una vida. Lo hacemos en ocasiones con conocimiento del lugar, de las circunstancias y otras veces rellenamos con recuerdos de nuestra propia vida, que extrapolamos a situaciones ajenas buscando siempre semejanzas aunque éstas no existan ni por asomo. Siempre nos equivocaremos, pero eso no tiene importancia.

Busco momentos y la ausencia de éstos, interactuar o pasar desapercibido, lo cotidiano o lo extraordinario. No hay más que pasear por la calle con la mirada atenta… y con una cámara.

Imágenes que cuentan historias, de gentes y de lugares. Eso es lo que más me gusta de la fotografía de calle. Y como me gusta verla, también me gusta hacerla.

¿La mejor foto? Todavía no la hemos hecho.


www.elrayoverde.es

www.instagram.com/jmateosmontero