Héctor Jácome

Cuando Héctor fotografía no piensa en ello, tan solo “ va al encuentro “ buscando donde hay que hallar, ya que su verdadera intención es hacernos partícipes de un estado de ánimo, siempre con el sutil intento de atrapar el espíritu de las cosas. Sus imágenes, latentemente solitarias y humildemente grandes, son sueños cercanos que permiten brotar el pensamiento a un concentrado observador porque en ellas ningún momento es más interesante que otro y la suma de instantes nos proporciona el privilegio de suspender el tiempo: ¿no es eso estar conectado con el universo?.

Julián Ochoa

 

 

Hay canciones que te sobrevuelan como una sombra. Producen sensaciones profundas pero no recordamos sus nombres y se nos escapan entre el son de una mañana y la lluvia de la siguiente.

A veces vuelven. Un pájaro se posa en la ventana cuando saltamos de un canal a otro en la radio. Escuchamos un par de minutos pero llegamos tarde a la parte en la que el locutor dice quién la ha compuesto. Esas canciones nos enderezan días torcidos cuando suenan en los bares y hacen que nos pasemos horas preguntándonos, hasta quedar dormidos, en qué cajón las dejamos guardadas la primera vez que las escuchamos.

La nieve llega una mañana sin avisar, como si las sombras que nos sobrevuelan nos lanzasen trocitos de trapo, livianos, húmedos, que se acumulan en el suelo para que nuestras historias dejen huella. La nieve se derretirá con el sol de mediodía y los pasos que la gente ha dado se irán como sombras bajo nuestros pies.

Una mirada es vulgar cuando se fija en las cosas del día a día a las que nadie presta atención. Tan obvias que ya no nos importan. Las líneas de un paso de peatones, las alcantarillas… todas ellas contienen cientos de historias que quedan marcadas en su superficie por el uso, pero son tan sutiles, tan casi invisibles, que se transforman en metáforas.

Todo cambia cuando llega la nieve. Las historias se hacen visibles durante unas horas y esa mirada tiene la oportunidad de fotografiarlas con todo detalle. Curiosamente, exponer lo invisible no hace que deje de ser misterioso. Esta forma de ver, vulgar y sofisticada, revela la poesía que escribimos todos los días con nuestros pies y nuestras manos y dejamos olvidada por todas partes.

La nieve se derretirá, caerá por los desagües y nos dejará esperando hasta el año siguiente.

Nicolás Cancio


www.unamiradavulgar.com

La serie fotográfica "Pequeñas notas para una canción de invierno" en el programa de RTVE La Aventura del Saber, mayo 2021.

lo visible es un material inestable ...