Goyo Rodríguez

Ilustrador y diseñador gráfico burgalés afincado en Candás / Asturias.

El contraste entre los dos lados de su ventana le empuja a crear un diario de pensamientos o "conceptraciones", como a él le gusta llamarlas.

Las imágenes de Goyo Rodríguez son sencillas, establecen una combinación insólita, donde cada una sumará a su representación habitual otra añadida e inesperada.

Los elementos no se combinan para formar una sucesión, sino para enfrentarse a una síntesis, como un pequeño eureka.

Sus "conceptraciones" proponen siempre una reflexión, muchas veces una denuncia.

 

 

www.conceptraciones.com

Las obras de Goyo Rodríguez en el programa de RTVE La Aventura del Saber, Marzo 2018.

A veces se somete a examen a una institución, a un Estado o a una entidad bancaria. Es lo que se llama una prueba de estrés: un test donde se pone a prueba la resistencia de esa institución en condiciones imprevistas, de alta incertidumbre. Es lo que Goyo Rodríguez hace con las imágenes y las palabras: pruebas de estrés. Las estira hasta ver qué es lo que dan de sí. A qué se parecen. Cómo se relacionan unas y otras. En qué se parece, por ejemplo, el mapa de África al mapa del hambre, pero no solo en qué se parecen sino en qué se condicionan mutuamente un mapa y otro. ¿Hay un mapa de África que no sea un mapa del hambre? ¿Podemos los habitantes de nuestra esquina del mundo concebir un mapa del hambre que no sea el mapa de África? Cuando vemos una corbata, cuando nos inclinamos ante lo que esa corbata significa, ¿qué significa ese gesto nuestro, esa manera de entender el significado de una prenda de vestir? Goyo Rodríguez propone un diccionario de conceptos estresados, un catálogo de imágenes lastradas por significados espurios e inquietantes. Lo llama Conceptraciones: coge el concepto, lo concentra, lo descentra y lo desdibuja dibujándolo por los bordes del sentido. En lugar de definir señalando el lugar donde acaba un concepto y empieza otro, Goyo Rodríguez busca justamente el lugar de intersección, el pliegue donde un concepto y otro se anudan peligrosamente, hasta el punto de que, si cortamos por ahí, es frecuente que la herida sangre. Tal vez por eso la sangre tenga tanta importancia en sus Conceptraciones, al igual que el color rojo, pero también el negro, el color de la sangre seca.

 

Mostrar más
Mostrar más
Mostrar más
Mostrar más
GOYO RODRIGUEZ (1).jpg

Una imagen no vale mil palabras si son mil palabras de Moby Dick. La editorial Anaya propone una adaptación de la obra de Melville que conserve el sabor de la obra maestra original y ajuste la exigencia de su lectura al público juvenil para que pueda oír los acentos del clásico. Pero no hay mil palabras que no puedan ser más de lo que son con una ilustración de Goyo Rodríguez. Las miles de palabras de Moby Dick nos mantienen en la retina masas de océano sin orillas abriéndose en precipicios; rostros con pieles que llevan en sus grietas, sus rajaduras o su tirantez historias de vida y muerte de sitios remotos; miradas recias elevadas y ensimismadas acostumbradas a la soledad y a no tener dónde posarse. Por todas esas grietas, abismos y fisuras entra la mirada del artista para componer en imágenes toda la desmesura y toda la humanidad que retumban en Moby Dick. El original y muy elevado estilo de las "conceptraciones" de Goyo Rodríguez se dejan ver en su mirada al clásico de Melville. Sus dibujos expresan a la vez la imagen de la situación de la novela y la pasión, la psicología o la idea abstracta que burbujean en la prosa de Moby Dick, en esas síntesis con las que Goyo nos hace ver varias cosas a la vez y antes de que nos demos cuenta notamos que son ideas y que estamos pensando. La imagen de la ballena blanca a veces es el puño que golpea la obsesión de Ahab y otras veces es la forma que sus palabras dan a su megáfono; la silueta de la cola de Moby Dick es a la vez el perfil atronador del capitán; la imagen del púlpito y la capilla del padre Mapple es al mismo tiempo la de la tragedia y la desmesura del océano y sus tempestades que él expresa en su sermón como poder de Dios. Goyo Rodríguez echa la red en el océano de palabras de Moby Dick y nos dibuja su alma y su latido, siempre en color azul de mar, el color y el elemento con el que se mide nuestra condición y nuestra pequeñez.

GOYO RODRIGUEZ (2).jpg

1/1

1/1