top of page

Felipe Zapico

No soy más que un mamífero anartista.

No me canso de repetir, que todo lo que hago ya lo han hecho otros, pero yo no.

Poemas de bulto redondo

press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
1/1

A pura tinta

Apropiación indebida

press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
1/1

Tirar la carta

Curbaras

press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
1/1

Zadaísmos y #poetrificación

press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
1/1

alp bēt

iniciación en las ciencias físiconaturales

01.jpg
última.jpg

fotografía

I

Averías, las más de las veces te encuentras averiado o camino de estarlo. Te pierdes siguiendo señalizaciones erróneas, señalizaciones que desaparecen al tercer giro. Te pierdes y encuentras esos lugares en los que acariciar tu mirada mientras paras nervioso y disparas una foto y otra y otra y otra. Todos ellas como recuerdo, como testimonio de tu mirada.

II

El viajero contempla perplejo el juego de las luces, las nubes, los atardeceres difusos. El viajero se sienta, recostando su espalda contra alguna pared volcada al sol. El viajero se pierde, el viajero guarda silencio.

He perdido la lluvia, he abrazado al llanto. Las briznas no me conmueven ni lo caído roto vencido por el tiempo y la desolación. Nada volverá a ser ya.

III

Suele suceder tras las ruinas. El viajero las recorre con parsimonia, indagando en las ausencias, en los terremotos, en el rumor de remeros al otro lado del mar.

Entre las ruinas sucede la oportunidad, entre las ruinas se esconden la habilidad del silencio, la presunción del caos controlado.

Disfruta las ruinas y después llora a mansalva.

bottom of page