Eugenia Conde

Si hoy fuera un collage

sería las coordenadas inciertas de un mapa inacabado que dibuja un sinfín de direcciones posibles. Que no son las que busco… o las que quiero. Aparecen rebeldes en un acto de resistencia. O de lucidez. Hallazgos y accidente que detienen mi paso y me hacen retener el aliento, ausente de casi todo ¡y manos a la obra!.

 

Una mano que recoge un apunte perdido o un estrafalario y oxidado objeto, mientras la otra sostiene una barra de pan, una espada azul y una promesa de habitación propia, con vistas al mar y luna de fuego.

 

Inclasificable.

Politonal y multicapa jugando al escondite.

La cara y cruz de una moneda lanzada al aire.

 

- ¿Dónde está la moneda? pregunta la niña.

Y el mago se encoge de hombros pues ya no recuerda el truco.

Y la niña se dispone entonces a encontrarla por su cuenta, porque sabe que la maga es ella.

 

Escapa, el tiempo se detiene.

Tiempo que es madeja, vueltas de hilo, sombra, ovillo, cueva y estrella.

Un baile de espejos, un acertijo. ¿Una moneda?

 

O quizás, un día mortalmente común.

Un plan cotidiano… donde los fragmentos desnudos se fueran entrelazando inciertos, titubeantes… en danza libre y sin pretensiones; trasmutando nostalgia en historia y descubriendo la inocencia que aún se oculta entre flores ya marchitas…

 

… un nombre a través de la cerradura, un secreto… un juego de luces y de sombras. Herida y costura, transitando espacios conocidos con extrañeza, hasta que se revela la belleza de lo frágil y lo violento de la ternura, pues cuando ocurre, te deja sin aliento.

 

Y si me preguntan a mí… En realidad, aún no se bien a dónde voy ni de dónde vengo.

Pero si hoy fuera un collage, seguiría juntando las piezas, fragmentos,

avanzando casillas, retrocediendo y volviendo una vez más al juego.

 

 

 

www.eugeniacondef.com

EUGENIA CONDE, boek visual,

EUGENIA CONDE, boek visual,