Eduardo Martínez

En la Barcelona de los años 70 es testigo y alumno del movimiento "underground". La cultura pop, la música y el cómic son sus primeras influencias. Descubre en las portadas de discos un nuevo lenguaje: libre, provocador y creativo. Eduardo Martínez se considera un lector apasionado. Aquellos tiempos de "contra-cultura" con sus publicaciones y el influjo del cómic, forman parte de un viaje iniciático hacia nuevos conceptos relacionados con la imagen y la palabra. Admira a grandes maestros de la ilustración como Víctor Mora, Moebius, Corben y Liberatore. De ellos aprende a ser un tierno mutante, a volar con un fiel pterodáctilo, a viajar a través del tiempo y a querer ser un cyborg amoral y salvaje.

Años más tarde se forma como diseñador gráfico en el "boom" creativo de los 90. "Mariscal", la sala "KGB" y el "Macintosh", son iconos de la modernidad y del nuevo diseño. Aprende técnicas digitales y a conocer a través de ellas sus posibilidades en el mundo profesional y también artístico. Su interés por el arte digital y especialmente el fotomontaje, le llevan a descubrir el "Collage", un medio de expresión que lo atrapa en esa constante aleatoria de imágenes que buscan una nueva identidad. Max Ernst, Magritte, Diego Lara, Ouka Leele, Julien Pacaud o Diego Max, forman parte de sus referentes.

El pop-art y el surrealismo son el epicentro y la fuente principal para entender su universo creativo.  Un singular micro-cosmos, donde la simetría, el color, las fotos antiguas, la mística y el humor, aparecen como temas que se entrelazan y dan personalidad a sus trabajos.

Eduardo Martínez, se define como foto-manipulador, un término que descubre en la red y con el cual se identifica en esa búsqueda constante por encontrar la magia de una buena composición y la fuerza visual de una gran imagen.    

 

www.behance.net/be55edu

La obra de Eduardo Martínez en el programa de RTVE La Aventura del Saber.

Mostrar más
Mostrar más