César Ordóñez

CÉSAR ORDÓÑEZ (15).jpg

SOMBRAS DE MI MEMORIA

(Nogueruelas, Teruel)

 

Me tumbo a ver pasar el viento,

las nubes corren veloces bajo el intenso azul.

Me tumbo a ver pasar el tiempo,

que corre lento, pausado, y a veces, ni corre.

Estoy en la casa del Cerrito. Es verano.

He ido solo tras un eterno viaje en autobús.

Las paredes encaladas me acunan,

el aire montaraz me acaricia y me limpia.

Atrás queda la oscuridad de la gran ciudad.

Han pasado dos años ya

de la muerte de mi madre.

Y aquí, es lo más cerca de mí que puedo estar.

Lustros después repito el mismo viaje,

solo, en verano y también en autobús.

Para revivir, para reconocer y reconocerme.

Al encuentro de las sombras de mi memoria.

Vuelvo a la pequeña y austera casa familiar,

que como antaño, me acoge sin preguntas.

Vuelvo a sentir el calor de la libertad.

Sus viejas paredes me susurran recuerdos, y sonríen.

Vuelvo al cobijo de los cielos cristalinos,

de las frescas noches estrelladas

y de los suaves silencios

que habitan este mágico pueblo turolense.

Me tumbo bajo el majestuoso firmamento.

Nunca he contemplado una Vía Láctea tan bella.

Me tumbo a ver pasar el tiempo,

que corre lento, pausado, y a veces, ni corre.

CÉSAR ORDÓÑEZ (4).jpg

1/1
CÉSAR ORDÓÑEZ (14).jpg

1/2
CÉSAR ORDÓÑEZ (30).jpg

1/1
CÉSAR ORDÓÑEZ (45).jpg