Ana Yael

Los viajes de Ana Yael  

De Ana Yael sabemos bastantes cosas, sabemos que hoy vive en Barcelona, que podría vivir en cualquier lugar del mundo y que, de hecho, ha vivido en cualquier lugar del mundo.

Sabemos que puede decir las palabras adiós, elefante, corazón, realidad, nada, paraguas, en distintas lenguas y que, de hecho, las dice.

También sabemos que tiene dos manos que lo miran todo, dos ojos que lo tocan todo, y dos pies que lo bailan todo. De hecho, lo bailan todo.

Lo que no sabemos, lo que desconocemos largamente, lo que se nos escapa a nuestra vista es su talla, calcular cuánto mide, conocer hasta dónde llega. Es lógico que no podamos aportar una información científica al respecto, ni siquiera métrica; es lógico porque Ana Yael cambia de tamaño a cada vuelta, y puede ser la enorme giganta que desde su increíble altura contempla la totalidad de la escena y en el acto vuelve entendimiento la percepción, o puede ser la diminuta enana que extraña cualquier minúsculo detalle de una realidad que, a falta de visión, se ve obligada a imaginar.

La única posibilidad que tenemos de tomarle medidas es la literaria: Ana Yael mide por fuera y por dentro exactamente lo mismo que Gulliver. Como Gulliver, descubre el mundo a cada paso; como Gulliver, conoce las debilidades y fortalezas del ser humano; como Gulliver, corre innumerables peligros y, al final, en el último minuto, se salva. Como Gulliver, Ana Yael, siempre vuelve a casa y siempre cuenta sus viajes. En silencio, en el sonoro silencio de sus imágenes.

Grassa Toro

 

www.anayael.com

Las obras de Ana Yael en el programa de RTVE La Aventura del Saber, Octubre 2016.