Paula Costantino

Elogio de mi cuerpo (fragmento) (Alaíde Foppa) 

Josefina Rozenwasser Marin: Música
Silustra: Ilustración
Paula Costantino: Fotografía

SOMOS, poesía transitada


Entre 1892 y 1980 nacieron 10 poetas, que escribieron 10 poemas que hoy nos convocan. Nos dejaron palabras, que nos invitan a pensar, sentir, erotizarnos, gozar, sufrir, observar, leer, escuchar, ver.


Los poemas que integran SOMOS fueron concebidos en diferentes épocas, en diferentes contextos y bajo distintos marcos teóricos. Con diferentes libertades y opresiones, dando diferentes batallas.


Estos poemas, nacieron en diferentes países, ciudades y pueblos. Se escribieron en diferentes idiomas, bajo distintos estereotipos.


SOMOS surge como una necesidad de trazar un mapa, de repensar, de jugar, de crear y recrear, de unir lo que pareció lejano, de acercar, de transitar de nuevo, estas poesías, reinterpretadas en una obra colectiva, desde tres lenguajes distintos que funcionarán en simultáneo: la música, la fotografía y la ilustración.


 

"Yo soy como la loba, quebré con el rebaño, y me fui a la montaña, fatigada del llano.

La que pueda seguirme que se venga conmigo. 

Pero yo estoy de pie “ 

 

Alfonsina Storni

1/1

1/2

ELOGIO DE MI CUERPO, Alaíde Foppa (Barcelona/Guatemala 1914-1980)

(fragmento)

Las breves alas 

tendidas sobre mis párpados 

sólo abrigan 

el espacio escaso 

en el que flota 

una interrogación latente, 

al que asoma 

un permanente asombro.

Entre labio y labio 

cuánta dulzura guarda 

mi boca abierta al beso, 

estuche en que los dientes 

muerden vívidos frutos, 

cuenca que se llena 

de jugos intensos 

de ágiles vinos 

de agua fresca, 

donde la lengua 

leve serpiente de delicias 

blandamente ondula, 

y se anida el milagro 

de la palabra.

Ya que no tengo alas, 

me bastan 

mis pies que danzan 

y que no acaban 

de recorrer el mundo. 

Por praderas en flor 

corrió mi pie ligero, 

dejó su huella 

en la húmeda arena, 

buscó perdidos senderos, 

holló las duras aceras 

de las ciudades 

y sube por escaleras 

que no sabe a donde llegan

HUIDA DE LOBA, Alda Merini (Italia)

(1931-2009)

 

A quien me pregunta

cuántos amores he tenido

le respondo que mire

en los bosques para ver

en cuántas trampas ha quedado

mi pelo

POEMA TERCERO, Eunice Odio

(Costa Rica) (1919-1974)

 

 

Tus brazos

como blancos animales nocturnos

afluyen donde mi alma suavemente golpea.

 

A mi lado,

como un piano de plata profunda

parpadea tu voz,

sencilla como el mar cuando está solo

y organiza naufragios de peces y de vino

para la próxima estación del agua.

 

Luego,

mi amor bajo tu voz resbala,

 

Mi sexo como el mundo

diluvia y tiene pájaros,

 

Y me estallan al pecho palomas y desnudos.

 

Y ya dentro de ti

yo no puedo encontrarme,

cayendo en el camino de mi cuerpo,

 

Con sumergida y tierna

vocación de espesura,

 

Con derrumbado aliento

y forma última.

 

Tú me conduces a mi cuerpo,

y llego,

extiendo el vientre

y su humedad vastísima,

donde crecen benignos pesebres y azucenas

y un animal pequeño,

doliente y transitivo.

SI MURIERA ESTA NOCHE, Idea Vilariño (Uruguay) (1920-2009)

 

Si muriera esta noche

si pudiera morir

si me muriera

si este coito feroz interminable

peleado y sin clemencia

abrazo sin piedad 

beso sin tregua 

alcanzara su colmo

y se aflojara 

si ahora mismo

si ahora

entornando los ojos me muriera

sintiera que ya está 

que ya el afán cesó 

y la luz ya no fuera un haz de espadas

y el aire ya no fuera un haz de espadas 

y el dolor de los otros y el amor y vivir 

y todo ya no fuera un haz de espadas 

y acabara conmigo 

para mí 

para siempre 

y que ya no doliera 

y que ya no doliera.

FURT, Sònia Moll Gamboa 

(1974) (Cataluña)

 

Plouen vidres

als carrerons de l’ànima.

M’amago entre les ombres

i espio els vianants.

Assaltaré el primer que tingui llum

i li prendré el somriure.

Sangra mi lengua. Gabriela Borrelli

(Argentina) (1980)

 

Sangra mi lengua cuando no te pronuncio.

Pronunciarte es anunciarte y curarme.  r   

La lengua se aquieta cuando tu nombre la navega, 

pero se inquieta en su soledad, 

nació para lamerte, nombre y cuerpo.

 

Como sacar tierra de una fosa 

para comenzar a construir otro hogar, 

otra boca donde la lengua repose cálida y ancha. 

Ancha como tus caderas 

cuando mis piernas no llegan a rodearlas, 

cálido como tu abrazo que me falta.

 

Pero llega, 

como llegan las palabras 

que aún esta lengua 

no reconoce pero las pronuncia.

 

Una palabra es antes en mí que tu lengua.

Eso es esperar: estar antes. 

 

———————————————

Saberme extranjera,

exiliada de una tierra de goce

en la que alguna vez

fui bien recibida.

Invocando a todas las minorías silenciosas,

June Jordan

(Estados Unidos) (1936-2002)

 

 

Hey

vengan

salgan

 

donde quiera que estén

 

necesitamos reunirnos

en este árbol

 

que no ha sido        

plantado todavia 

EL SENTIDO DEL CRECIMIENTO,

Gemma Gorga (Barcelona, 1968)

*traducción Martín Lopez Vega 

 

Flores

y sombreros

y uñas

y puertas

crecen hacia afuera.

 

Si alguna vez crecen hacia adentro

es perforando

el túnel terroso

del dolor.

 

Un dolor que conocen

cuevas

y raíces

y orejas

y mujeres,

 

que han aprendido a crecer

hacia adentro.

Diactríc, Mireia Calafell

(Barcelona 1980)

 

dona dóna dona dóna

dona dóna dona dóna

dona dóna dona dóna

dona dóna dona dóna

dona dóna dona dóna

 

que violent és un accent

quan no fa prou diferència

¿Y TÚ? , Alfonsina Storni

(Argentina) (1892-1938)

 

Sí, yo me muevo, vivo, me equivoco;

agua que corre y se entremezcla, siento

el vértigo feroz del movimiento:

huelo las selvas, tierra nueva toco.

 

Sí, yo me muevo, voy buscando acaso

soles, auroras, tempestad y olvido.

¿Qué haces allí misérrimo y pulido?

Eres la piedra a cuyo lado paso.